museo

El Museo de la Cerveza le invita a degustar en toda su plenitud una experiencia cervecera única y multisensorial a lo largo de un viaje por la evolución de la cerveza en los últimos cinco siglos en Portugal.

bodega monástica

En este viaje por la historia de la cerveza, visite la representación de una bodega monástica europea, icono de una época en la que los monjes producían la cerveza con pocos recursos. Lo hacían para alimentarse y mantener el cuerpo caliente durante el horario en el que se imponía el ayuno. La cerveza que se producía a gran escala en los monasterios empezó a enviarse a toda Europa, incluyendo Portugal.

En el siglo XVIII, el rey Juan V de Portugal, como resultado de las muchas quejas de los productores de vino portugueses, que se quejaban del creciente consumo de cerveza en detrimento del vino nacional, impuso una prohibición a la importación de cerveza. Esta prohibición abrió las puertas a la fabricación de cerveza en Portugal. Manuel Garcia Moreira, que sabia que una buena agua era determinante para la fabricación de una buena cerveza (¡y el agua que llegaba a Lisboa por los acueductos romanos tenía una excelente calidad!), creó una cerveza portuguesa que, a pesar de la prohibición, irónicamente pasó a ser la proveedora de la Casa Real Portuguesa.

espacio 1900l

A inicios del siglo XX la producción casera dio lugar al inicio de la producción industrial de cerveza en Portugal. Aquí se retara esa industrialización, en gran escala o de forma artesanal, en un espacio escénico y lúdico que ayuda a entender el inicio de la producción y distribución de la cerveza a la luz del espíritu de la llegada de la industrialización.

¡Venga a ver de cerca la magia de un laboratorio cervecero entre material de vidrio, pipetas, balones e innumerables frascos y botellas de varias formas y tamaños! Sienta la textura de la malta, la cebada y el lúpulo, conozca la destilería con alambiques de cobre y los barriles, sea testigo de un minucioso proceso de rotulación, descubra la operación de colocación de las chapas y vea como se lleva a cabo la distribución.

una oda a la
cerveza portuguesa

En la fase final de la visita se invita a los visitantes a realizar una incursión en el universo de las cervezas portuguesas, actualmente fabricadas de norte a sur del país por más de 100 productores, lo que pone en relieve la capilaridad de esta bebida en Portugal. Estas cervezas son prueba de que la combinación de tan solo cuatro ingredientes: agua, lúpulo, malta y levadura, se si combinan a la perfección, son capaces de lograr un sabor muy especial con una gran variedad de sabores y aromas.

A lo largo de este viaje por las cervezas portuguesas, sea testigo del entusiasmo y la pasión que los maestros cerveceros del país dedican a cada una de las variedades que han creado y que aquí le esperan. Al final de la visita al museo, elija una de las más de 100 cervezas artesanales portuguesas y saboréela en el vaso exclusivo del museo, firmado por Júlio Pomar, un vaso que mantiene la cerveza bien fresca mientras recorre el país a lo largo de esta ruta cervecera y se deleita en esta aventura eterna.